TURISTA CULTURAL: Voz de Arena

Apoyemos a las letras bajacalifornianas.

Seamos francos y aceptemos que las aspiraciones artísticas son una anomalía, que es de locos eso de querer ser actor, cineasta, pintor, músico, escritor. Nuestro sistema educativo actual está diseñado para cubrir solamente las necesidades del industrialismo. Por algo la labor del ingeniero, del arquitecto y del doctor es tan requerida y tan respetada en nuestra sociedad, mientras que el artista –con notables excepciones– es ignorado. Las artes son vistas como un pasatiempo, un hobby, algo para entretener a los niños en algún curso de verano; pero a los mexicanos nos fascina celebrar los éxitos de nuestros artistas en plural. Dicen unos: “Ganamos el Óscar por mejor película y por mejor director.” Ganamos.

Debemos hacer más por nuestros artistas si queremos enorgullecernos de sus triunfos. Celebremos, pero hagámoslo con la certeza de que no pudieron lograrlo solos, que alguien tuvo que confiar en ellos lo suficiente para llevarlos al próximo nivel.

La colección “Voz de Arena” editada y publicada por el Instituto de Cultura de Baja California (ICBC) nos ofrece esa oportunidad. Esta colección, presentada en la sala de conferencias del CEART el pasado 12 de junio, consta de seis ejemplares de poesía y relatos. Los títulos son: El Experimento del Taller Experimental de Literatura del ICBC Ensenada, El Libro del Taller de Literatura del Instituto Tecnológico de Tijuana, Nowhere Zen New Jersey de Esteban López Arciga, El Peor Enemigo y otras historias de Valerie Vetra, Tengo la Noción de lo que es un Martillo de Jesús García Mora y, finalmente, Todo Ha Sido mi Culpa de Diana Delgado.

Cada uno de estos libros tiene ese ímpetu que sólo produce la juventud. Mientras que el artista maduro es como un boxeador que refinó su técnica, que escoge bien sus golpes, el artista debutante da un golpe con todas sus fuerzas directo a la boca del estómago, dejando claro –pese a su poca experiencia– su fuerza y su potencial. La práctica y la disciplina es lo que lo hará no sólo bueno sino grande.

No se confundan. A los escritores de “Voz de Arena” les toca comprometerse con su trabajo y afinar su talento; a nosotros lo que nos toca es darles el reconocimiento que necesitan y se merecen, para que así continúen sorprendiéndonos.

Aquellos interesados en conseguir ejemplares de la colección pueden solicitar informes al departamento de fomento a la lectura del ICBC (553-50-44 ext. 124).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *