TURISTA CULTURAL: Por las calles de mi barrio

Nostalgia, recuerdos y añoranzas se exploran en el teatro.

Hay una canción de Talking Heads que dice: “Casa/es donde quiero estar,/pero supongo que ya estoy ahí.” La obra “Por las calles de mi barrio”, producción del Colectivo Teatroedro bajo la dirección de Terezina Vital, con base en un texto de Elba Cortez y presentada este pasado jueves 18 y 25 de julio en el Foro Experimental del CEART, encapsula esta añoranza por tiempos mejores. Los actores Claudia Lizbeth, Sarah Rodríguez, Miguel Chon, Alejandro Gómez e Irving Alejandro entregaron actuaciones altamente físicas —corriendo, saltando, jugando, moviéndose en cámara lenta, interpretando a un grupo de amigos que disfrutan de su infancia en el pasado de nuestra ciudad.

En preparación para la obra, los actores convivieron como los niños de sus respectivos papeles, jugando por las calles y pasando el tiempo juntos en un ambiente lúdico. “Ésa es la paradoja del teatro,” comenta la directora. “Tienen que crecer como personas y todos juntos al mismo tiempo.” Esta libertad y crecimiento, añade, es vital para la obra, cuyo texto original —carente de acotaciones, por cierto— impulsó a los actores a definir cuáles serían las reglas a seguir, cuál sería la personalidad de sus personajes y cómo la manifestarían. “Este proyecto llegó en el momento correcto” asegura Sarah Rodríguez en torno a la experiencia.

Ésta es la quinta y sexta función de la obra después de una breve temporada en mayo.

Esta obra tuvo un acierto que pocas de las presentaciones teatrales logran en el Foro Experimental, pues utilizó la totalidad del escenario: abajo, arriba, izquierda, derecha y centro; además, los cinco actores aprovecharon los diferentes planos para no ocultar ni impedir a sus compañeros. Su trabajo lució también gracias a la excelente adecuación que el colectivo hizo del escenario, llenándolo de tierra, bolsas de plástico y utilería que revelaron conforme trascurrían los alrededor de 70 minutos de la obra.

El público, vital en el teatro, se divirtió y se sintió identificado, con algunos de los espectadores más añejos incluso derramando lágrimas por la nostalgia del Mexicali que revivieron los actores. Esto sin embargo no significa que el público infantil (sugerido de 8 años en adelante) no obtuvo algo de la obra, ya que ésta facilita un acercamiento entre generaciones. Dijo al respecto Alejandro Gómez: “El teatro no está completo sin expectación; se acopla al público.”

Teatroedro desea seguir ofreciendo teatro para todos, combatiendo el estigma de la calidad alrededor de las producciones locales. El compromiso, dicen, es continuar mejorando y manteniendo la honestidad de su trabajo ante todo.

Sigan a Colectivo Teatroedro en Facebook para enterarse de futuras presentaciones.


Links relacionados

Artículos recientes

2 ideas con respecto a “TURISTA CULTURAL: Por las calles de mi barrio”

  1. Me parese una obra magnífica!!!..nos encantó a toda la familia..y la hemos visto casi todas las veces q se a puesto jajaja..100% recomendable..🎭

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *