TURISTA CULTURAL: La Cultura Despierta

Inicia el otoño y reinicia la actividad cultural en Mexicali.

Ha iniciado el otoño. A falta de un cambio de estaciones notorio en la ciudad los negocios ya empiezan a vestir sus escaparates de anaranjado, los cafés sacan las decoraciones de calabazas y Liverpool por alguna razón ya desempacó los arbolitos de Navidad. Hasta el calor se siente diferente: agobiante en vez de nuclear. Todo está cambiando. Hasta yo estoy escribiendo esta columna en un café en vez de la serenidad de mi casa, como suele suceder.

En unos cuantos días arrancará el Festival de Octubre del ICBC –las Fiestas del Sol de los sensibles y los introvertidos– y el slogan que utilizan es muy atinado: “La cultura florece en otoño”. Esto es cierto para los espacios del ICBC y para la ciudad en general, pues regresan los bazares culturales como ArtesaNORTE (26 de octubre, Plaza Centenario bajo el astabandera) y Comic Party Expo (27 de octubre, Juventud 2000). Aquellos que no cesaron sus actividades –como el bazar de la Misión Dragón– seguramente están por experimentar un boom en su concurrencia.

Para los turistas culturales más jóvenes, esta temporada marca también el regreso de las convenciones de anime, cómics y videojuegos, entre ellas Momiji Fest (29 de septiembre, CEART) y por supuesto Gamacon. Ver la aceptación y popularidad de estos eventos me llena de orgullo y de nostalgia, pues gracias a ellos conocí a algunos de mis mejores amigos y di mis primeros pasos en la escena cultural cachanilla. La cultura geek fue en más de una forma mi acceso directo a las bellas artes, y estoy seguro que así será para muchos adolescentes mexicalenses.

Toma nota, Mexicali. El otoño se acerca y con él la posibilidad de tener ese acercamiento a la cultura siempre y cuando realicemos el esfuerzo de asistir a los eventos que aparecerán. Nuestro interés, participación y por supuesto nuestra asistencia son vitales para que esta oferta cultural se mantenga e incremente.

Hay un buen pronóstico para el clima cultural mexicalense. Si esta columna enteramente dependiente de la escena local siempre tuvo de qué hablar incluso en las semanas más calurosas del año, tengan por seguro que tendrá mucho más que compartirles durante esta nueva oleada de eventos y propuestas.

La cultura florece en otoño porque siempre la hemos nutrido. No debe llegar como sorpresa sino como un resultado, un hecho.

Esta columna apareció originalmente el 27 de septiembre del 2018 en La Voz de la Frontera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *