TURISTA CULTURAL: Kermesse japonesa 2019

Un puente entre dos culturas

La Asociación Mexicano Japonesa de Mexicali celebró su tradicional kermesse este domingo 3 de noviembre en la Explanada de las Artes de CEART Mexicali. Cientos de mexicalenses participaron en el evento de cinco horas, degustando platillos nipones como el okonomiyaki, sushi, curry, ramen y yakimeshi; también hubo un programa cultural que incluyó danzas folklóricas, interpretaciones en vivo de pop japonés, demostraciones de la ceremonia del té y artes marciales, entre otros.

Ana Kimura, presidenta de la Asociación, se nota satisfecha con el crecimiento de este evento que inició en la Colonia Industrial, pasó a la Casa de la Cultura y, finalmente, llegó a CEART tras cinco meses de planeación. El éxito de la kermesse garantiza el mantenimiento de las instalaciones de la Asociación, cuya meta es propiciar un ambiente saludable y familiar para que la comunidad cachanilla conozca la cultura japonesa.

La comunidad japonesa prosperó inicialmente en nuestro estado gracias a la agricultura y la pesca.

No obstante, la meta de esta organización de 100 años de antigüedad no siempre fue la misma. Antes se concentraba en facilitar la estadía e integración de inmigrantes japoneses en tierras mexicanas, impartiendo clases de español y capacitación en cómo comprar casas, pagar los servicios y realizar otras actividades diarias; ahora, los servicios que ofrecen son clases de japonés, eventos culturales, servicios de traducción y de vinculación con empresas locales.

La huella de los “issei”

Los primos Minoru y Sayuri Kiyota recalcaron en una entrevista adicional que Baja California fue en algún momento el estado con mayor población japonesa del país, y que a estas familias pioneras se les conoce hoy como “issei”, japonés para “primera generación”.

Sin embargo, la situación de los issei sufrió un cambio drástico después de que fueran concentrados en el interior de la república, esto a raíz de la Segunda Guerra Mundial. Muchas de las familias que se fueron entonces, explica Minoru, decidieron no volver. Quienes regresaron o permanecieron en Baja California se integraron rápidamente y sin dificultades a nuestra sociedad, enriqueciendo la historia del estado y de su capital; de ahí que el logo de la Asociación Mexicano Japonesa sea un sol naciente brillando sobre el Valle de Mexicali.

En la actualidad, el internet y la cultura pop facilitan el encuentro de nuestras culturas, pero es la existencia de la Asociación y de espacios como su tradicional kermesse los que enriquecen ese contacto y lo dejan como una gran experiencia para nuestra comunidad.

Imágenes cortesía de La Voz de la Frontera

¿Te gusta el contenido que lees aquí? Entonces asegúrate de seguir a PinedaEscribe en Facebook e Instagram para que estés al tanto de futuras publicaciones.


Más del “Turista Cultural”

Artículos recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *