TURISTA CULTURAL: Haz Buen Arte

Un vistazo a lo que impulsa a nuestros jóvenes artistas mexicalenses

“Haz buen arte,” repetía el autor británico Neil Gaiman en su aclamado discurso a los egresados de la universidad de arte de Filadelfia. ¿Tu esposo se fugó con un político? Haz buen arte. ¿Tu gato explotó? Haz buen arte. ¿Alguien en el internet piensa que lo que estás haciendo es estúpido o malvado o lo han hecho antes? Haz. Buen. Arte.

La evidencia no miente. El común denominador de todos los grandes artistas es su resiliencia, su capacidad para expresar fortaleza ante las adversidades. Por eso siempre escucharás a los artistas quejarse pero jamás rendirse. Todas las prisas, los desvelos, las dudas, las lágrimas y la falsa arrogancia se esfuman cuando ven a la gente disfrutar de su trabajo tanto como ellos disfrutaron produciéndolo.

Quienes asistimos a la convención de cómics y anime Momiji Fest este pasado 29 de septiembre lo sabemos. El vestíbulo del centro de convenciones del CEART estaba poblado por artistas y artesanos exhibiendo su trabajo. Vendían posters, llaveros, calcomanías, dibujos y peluches con gusto y a veces a precios demasiado bajos. Incluso en una conversación que tuve con Gisel Hernández, una de las expositoras y actual estudiante de animación en la Universidad Politécnica de Mexicali, ella manifestó estar satisfecha con recuperar su inversión.

Palabras así son las que mejor describen a estos artistas desinteresados. Sólo quieren hacer buen arte. ¿Apenas sacaste lo que invertiste en tu stand? Haz buen arte. ¿La gente se va de largo a disfrutar otras áreas de la convención? Haz buen arte. ¿La refrigeración se va al demonio dejando a todos en el vestíbulo en un literal sauna (que desafortunadamente así sucedió, haya sido de quien haya sido la responsabilidad)? Haz buen arte.

Dicen que las cosas buenas cuestan, que si fuera fácil todos lo harían. No estoy convencido de que por eso haya que básicamente novatear a estos chicos, aunque respeto su pasión, su entusiasmo y su tenacidad (¿o necedad?). También estoy seguro de que cuando menos han descubierto su espíritu emprendedor, que pese a las circunstancias se fueron con una gran satisfacción y con la frente en alto. Sus clientes entretanto se llevan una parte de ellos, un fragmento de un sueño para que se inspiren y tal vez cometan la misma locura de perseguirlo, porque el arte y la alegría son así de contagiosos.

El próximo 27 de octubre, esta vez en Juventud 2000, muchos de estos ilustradores y diseñadores se reunirán en Comic Party Expo para deleitarnos con su trabajo. Asegúrense de seguir a Comic Party Expo en Facebook para mayores informes.

Esta columna apareció original el 11 de octubre en La Voz de la Frontera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *