TURISTA CULTURAL: Entre Lo Fino y Lo Popular

Sobre la existencia de POP en la FIL UABC.

Un minuto leo un clásico como El Quijote o Madame Bovary y al otro leo la última entrega de Batman o algún manga. Sucede lo mismo cuando escucho los increíbles solos de Art Blakey y luego pongo Infest de Papa Roach. Este sube y baja comprueba que podemos disfrutar tanto de la alta cultura como de la cultura popular. Una no está peleada con la otra, y como espero comprobarles al final de esta columna, se complementan en formas únicas.

La Feria Internacional del Libro UABC se celebró del 4 al 9 de abril. Paralelo a este evento, los organizadores del Bazar del Cómic crearon el anexo POP a un costado de vicerrectoría. Justo como indica el nombre, el objetivo del evento era traer algo de arte popular al público mexicalense como un complemento a la seriedad y solemnidad que tal vez podría emanar de la FIL.

Este contraste existe bajo nuestras narices. Cada perfil en redes sociales es un museo personalizado de las inquietudes de cada individuo. De ahí resulta una mezcla cultural donde existen tanto homenajes a lo clásico como celebraciones de lo moderno. Bob Esponja y La Ilíada y Juan Gabriel y Beethoven chocan a todo momento en memes.

POP invitó a diversos artistas y diseñadores de Mexicali, entre ellos un servidor que presentó su conferencia sobre Frank Miller y Daredevil.

Sin embargo, esta polinización de influencias no se limita a eso. La cultura popular tiene más pedigrí del que imaginamos. Tan solo observen el trabajo de Akira Kurosawa, un autor del denominado cine de arte. Su película “Yojimbo” fue adaptada por Sergio Leone como “Por Un Puñado de Dólares”, proyecto que lanzó al estrellato la carrera de un tímido actor de televisión llamado Clint Eastwood. Tampoco olvidemos que “La Fortaleza Escondida” del mismo director inspiró a un tal George Lucas para filmar una película sobre una princesa y su pelea contra un malévolo imperio.

Si les contara todas las maneras en que los clásicos de la literatura universal han influenciado sus series y cómics favoritos, necesitaría de todo el periódico.

No hay razón para que la alta cultura de la FIL y la cultura popular de POP no convivan. No puedes vivir tu vida aislado de las bellas artes, pues te privas de la oportunidad de explorar algunos de los temas fundamentales que han ocupado al ser humano desde tiempos antiguos; tampoco puedes vivir tu vida recluido de la cultura popular, por la misma razón que es difícil hacer una dieta estricta —una golosina no hace daño de vez en cuando. Resulta crucial no ponerle etiquetas ni candados a nuestra curiosidad. El que tengamos un destino no significa que no debamos de disfrutar del viaje.

Puedes leer a los X-Men y a Tolstoi sin ningún problema. Esto no te hace infantil ni un genio. Sólo te hace humano.

Esta columna apareció originalmente el 11 de abril del 2019 en La Voz de la Frontera.


Links relacionados

Artículos recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *