TURISTA CULTURAL: Capital Records

Una máquina del tiempo en nuestra ciudad.

John Coltrane acertó al decir que la música expresa la experiencia humana entera en un tiempo particular, encapsulando un momento o emoción específica de nuestras vidas. Esto lo supe específicamente en enero del 2017, durante una capacitación para tutores en CECYTE BC. Recuerdo cómo nos pidieron que platicáramos sobre las canciones más importantes para nosotros, no las favoritas ni las que nos ponían a bailar. Querían saber cuáles enmarcaban los episodios de nuestra historia.

La experiencia fue abrumadora. Mediante una canción los profesores recordaron el vals de la quinceañera de su hija, la primera vez que salieron a bailar, su reciente divorcio o, en mi caso, la depresión que superé en la universidad. Esta conexión rejuvenecida con la música me impulsó a coleccionar discos compactos, pues aunque existan Spotify, iTunes y YouTube para nuestra conveniencia, un álbum –en vinil, CD o cassette– es una obra de arte física y permanente.

Aquí es donde entra Capital Records, toda una máquina del tiempo en nuestra ciudad. El local está atiborrado de LPs, CDs, juegos de mesa clásicos, tornamesas, camisetas y otras curiosidades que te remontarán a las tiendas de discos que abundaban en Plaza La Cachanilla en los 90s. Una compra ahí equivale a llevarte una memoria a casa. Al parecer muchos de los clientes de la tienda son familias que vienen sólo a curiosear y terminan compartiendo una bonita experiencia, después de lo cual compran algún álbum que les recuerda esa tarde que pasaron cazando el pasado en los anaqueles.

Alberto Mendoza, uno de los dueños del local, me explicó que con la llegada del MP3 muchos de los melómanos como él regresaban a la misma música. Es fácil entender por qué. La conveniencia de un archivo digital no se compara a todo lo que encierra un símbolo tan poderoso como un álbum. Por algo el prisma de “Dark Side of the Moon”, la foto grupal de “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” y el cementerio de “Master of Puppets” ya son imágenes inmortales. Son ventanas al pasado, símbolos que nos recuerdan aquellas melodías que pusieron a la vida en pausa y que erizaron nuestra piel.

Capital Records se encuentra en Calz. Independencia 1501-B (frente a Asadero Ocotlán) y cuenta con una página de Facebook donde se publican las novedades de su catálogo. También cuentan con servicio de reparación de estéreos y tornamesas y con sistema de apartado para su mercancía.


Links relacionados

Artículos recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *