SUBTERRANEANS: Pintar con Sonidos

“Subterraneans” es la última pista del álbum Low de David Bowie, el punto final para un producto inspirado y revolucionario que alteró el panorama de la música pop. La canción es audaz, con Bowie cantando casi hasta el final. Ahí se nota la influencia del productor Brian Eno, pionero de la música techno y ambiental.

La canción destaca por su diseño minimalista, tanto así que da una impresión de desolación y abandono. La armonía principal consiste en notas extensas de teclado y una escala de cinco notas tocada en bajo, contrastando con la explosión de sonido con la que inició el mismo álbum.

Conforme avanza la pieza es complementada por coros guturales indistinguibles de la usual voz de Bowie, imprimiendo en la música un aire siniestro que más allá de transmitir una emoción describe un lugar.

Ese lugar es Berlin en los setentas, dividido todavía por la cortina de hierro y la Guerra Fría. El viaje de Bowie por el exprés transiberiano le permitió conocer el estado famélico en el que se encontraba Alemania del este, el producto de un régimen comunista en decadencia. “Subterraneans” es su tributo a aquel lugar, la breve armonía de saxofón al tercer minuto una evocación de tiempos mejores.

Esta canción es arte que trasciende, una composición musical que estimula los recuerdos y describe un paisaje no con colores o palabras, sino sonidos. La genialidad de la canción reside en lo se añade conforme avanza, culminando en los únicos versos que Bowie canta con claridad.

Estos versos a primera vista son disparates que apoyan a la composición no por su significado sino por su musicalidad. A estas alturas Bowie continuaba emulando a William Burroughs, recortando y acomodando versos y palabras hasta darles un nuevo giro; aun así, la frase “bright failing star” (débil estrella brillante) hace referencia a un pueblo alemán valiente ante la adversidad.

Esto es “Subterraneans”, la huella de un artista cuya creatividad jamás obedeció límites territoriales o artísticos y que, como él lo dijo alguna vez, nunca tuvo miedo de entrar a aguas más y más profundas incluso en las vísperas de su muerte.

Eso será plática para otro momento.

Haz click aquí para escuchar “Subterraneans” en Spotify.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *