Pequeñas Palabras Gigantes

YOLO. FOMO. MAGA. LOL. Acrónimos por dondequiera y para todo. La búsqueda del significado más potente en la menor cantidad de sonidos. Nos gustan las palabras concentradas, hinchadas como bolsa de té, intensas como una taza de espresso.

Hemingway estaría orgulloso, y eso que Faulkner lo criticaba por usar palabras cortas y simples. Hemingway respondía que no tenía por qué usar las palabras caras si las económicas servían el mismo propósito. Seguro lo dijo por su experiencia como reportero; Mark Twain también lo era y decía lo mismo. Compartían neuronas y trataban sus oraciones como filetes a los que hay que cortarles el exceso de grasa. Los dos hacían de un verbo común como “mentir” una bomba atómica en tu lengua y tu cerebro.

No son los únicos ejemplos. Los alemanes tienen “schadenfreude”, el placer derivado del sufrimiento ajeno; los franceses tienen “l’esprit de l’escalier”, el momento en que sabes exactamente qué decir en una discusión que terminó tiempo atrás (es una frase corta pero el punto es el mismo); los japoneses tienen “wabisabi”, encontrar belleza en imperfecciones; en España, le llaman “duende” no al ser mitológico sino a la capacidad de un artista —en particular quien practica el flamenco— para convertir su sentimiento en arte puro; los portugueses dicen “saudade” para hablar del deseo por algo o alguien que jamás regresará.

Dudo que tenga duende, practico wabisabi de vez en cuando para analizar las partes más complicadas de mi vida, trato de rechazar el schadenfreude y el saudade ha estado en mi repertorio inmediato de emociones por lo menos el último año —aunque ahora me empalaga un poco, así que ya me estoy aliviando.

No sé cómo terminar esto. Al rato me llegará el l’esprit de l’escalier, probablemente mientras hago alguna tarea mecánica como manejar o anotar la fecha en el pizarrón de mi salón de clases. La pluma y el teclado son accesorios convenientes para preservar lo que ya tengo escrito en la mente.

En español, “empalagarse” significa estar abrumado o harto por un sabor dulce.


Links relacionados

Artículos recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *