MOVEMENT: Charla breve sobre las múltiples resurrecciones del rock

Prohibido exhibir influencias de blues o sonar como Muddy Waters, Chuck Berry o Howlin’ Wolf; de lo contrario, te pondrán la corona de espinas, te encaminarán al Gólgota de la música y te bautizarán Mesías del rock.

Lo vivimos en el 2001 cuando The Strokes sacaron Room on Fire, The Vines Highly Evolved y The Hives Veni, Vidi, Vicious. Los llevaron en hombros y los hicieron campeones de alguna resistencia. ¿A qué? No sabría decirte. Lo vivimos en el 2008 cuando debutó Wolfmother y The Joker and the Thief, Woman y Dimension sonaron en todas partes, desde comerciales hasta trailers de películas, y fue cool usar camisetas de Jimi Hendrix otra vez, hasta que la gente puso atención a Lo Que Sigue.

The Strokes, mesías del rock del 2001
The Strokes.
Crédito: Roger Woolman

“Movement”, mi canción favorita de LCD Soundsystem, es más elocuente en este respecto. “Es como una disciplina sin la disciplina de la disciplina/Es como un movimiento sin la molestia de todo el significado”. James Murphy, el vocalista y compositor de la canción, pone una bala en el hígado del “new rock” cuando dice que todos suenan a MC5.

Es como la llamada de Dr. Dre en “Wesley’s Theory” de Kendrick Lamar: “Recuerda: cualquiera puede conseguirlo. La parte difícil es mantenerlo”.

2019. El patrón se repite. Me compadezco de Greta Van Fleet. De verdad. Me compadezco porque la gente los pone en un pedestal en calidad provisional.


Otras charlas breves

Artículos recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *