Malilla Digital: Tips para Adictos al Smartphone

Despierto alrededor de las 4:45 am, me tomó un café negro, me cambio y voy al gimnasio a hacer ejercicio. De regreso en casa a las 6:00 am tomo un baño, me cambio, desayuno una taza de avena con pasas, leche y almendras y, dependiendo del día, me voy a trabajar a entre las 7:00 am y las 12:00 pm. Si consideras la hora a la que madrugo y la hora a la que duermo —10:30 pm a más tardar— y le restas mis horas de trabajo por semana, eso me debería dar tiempo suficiente para dedicarme a mis proyectos personales y a algún hobby. Pero no es el caso.

Parecía que tenía demasiados proyectos pero no el tiempo para llevarlos a cabo, así que como no puedo añadirle más horas al día, empecé a madrugar. “Duerme más rápido,” aconseja Arnold Schwarzenegger.

“El objetivo no es renunciar por completo a la tecnología, sino ser consciente de cómo se usa.”

Ahora podía escribir mi columna semanal, producir un pequeño podcast, poner contenido en mis redes sociales con un énfasis en Instagram, trabajar, y leer. Hasta volví a mi antigua rutina de publicar aquí cada semana, aunque la solución fue temporal. Paulatinamente regresó el problema. El tiempo simplemente no alcanzaba, pero eso era más bien una excusa y no una explicación. Conozco a personas con menos tiempo y todavía más productivas.

Encontré una posible respuesta mientras escuchaba una entrevista al autor Cal Newport, quien promocionaba su nuevo libro sobre “minimalismo digital”. Newport anteriormente había publicado un libro sobre productividad laboral; no obstante, notó que sus lectores estaban agobiados por distracciones dentro y fuera de sus trabajos. Sus computadoras y celulares eran esponjas de tiempo y energía a las que recurrían al primer indicio de tedio o aburrimiento. Esta clase de uso propició una adicción a los likes, a los juegos, a los memes, a las notificaciones. El tiempo que de otra manera hubieran invertido en un pasatiempo, aprendiendo un instrumento, practicando un oficio, leyendo un libro, interactuando con su familia, cualquier actividad no digital sino concreta, lo invertían haciendo apuestas en sus redes sociales, publicando contenido en espera de ver cuántos likes, retweets y reacciones recibirá. Si no era eso era perder tiempo en sitios de noticias como Reddit, donde existe una sección dedicada a cualquier interés imaginable.

La persona promedio pasa alrededor de cuatro horas al día en su teléfono. Multiplicado por los siete días de la semana, esto significa que pasan un día entero de la semana frente a la pantalla. (Fuente: inc.com, octubre 2018)

Reconocí los patrones de inmediato y acepté que monitoreaba demasiado mis redes sociales. Revisaba cada notificación al momento que llegaba en vez de revisarlas juntas al final del día, además de que me obsesionaba con historias de Instagram. A pesar de que siempre cargo con mi Kindle dondequiera que voy, había veces que optaba mejor por revisar el celular, llamado por la pequeña luz que tintineaba.

Por fortuna mi adicción no parecía ser tan marcada. Quienes se ven más afectados por la adicción a los smartphones y redes sociales son aquellos que no saben qué hacer cuando están aburridos. Para ellos el uso de la tecnología no es la mejor solución pero sí la más inmediata.

Si reconoces este problema en ti, sigue estos consejos para empezar a combatirlo:

  • Instala una aplicación que bloquee el uso de ciertas aplicaciones y páginas de internet como BlockSite (también disponible para Google Chrome). Piensa que es como poner tu postre favorito al fondo del refrigerador. Si pones distancia extra entre el objeto de tu adicción y tú, será más fácil combatir el deseo. No se trata de probar tu voluntad sino de limitar tu exposición.
  • Instala una aplicación que monitoree el uso de tu celular como Moment (o Chrome Web Timer para tu computadora). Si observas de manera objetiva cuánto tiempo estás invirtiendo en tu celular y en qué aplicaciones, eso te disciplinará para aprovechar mejor tus oportunidades de ocio.
  • Desinstala las redes sociales de tu teléfono, o cuando menos bórralas de la pantalla principal. Desactiva también las notificaciones.
  • Establece una especie de “horario de oficina” para revisar tus redes sociales. Me he dado cuenta que al final del día necesito solamente de unos 15 minutos para revisar todas mis notificaciones y responder comentarios. Tal vez me tomo otros 10 para publicar alguna cosa y estar en contacto con amigos, lo que me lleva al siguiente punto.
  • Sé más social en el mundo real. En vez de saludar a tus amigos por Messenger o Whatsapp, salgan a comer o a tomarse un café, o en su defecto hazles una llamada. Saldrás de tu zona de comfort y estoy seguro que ellos te apreciarán por eso.
  • Abandona las actividades simultáneas (multitasking), especialmente en tu computadora. Hubo un tiempo en el que la mayor innovación de las PCs era su versatilidad, desde procesar texto, hacer cálculos y mantener una agenda sin tener que conectar otro dispositivo. Sin embargo, en aquellos días de la Commodore 64 y Apple II, sólo podías utilizar un programa a la vez. Trata de darle el mismo uso específico a tu computadora personal.
  • Planea una actividad para tu fin de semana/día de descanso. Si llegada la noche del domingo sientes que has desaprovechado tu descanso, tal vez se deba a que te la pasaste surfeando Facebook o maratoneando tu serie favorita. Todavía puedes darte esos lujos, pero si encima de eso tratas de programar alguna actividad como ir a tu restaurante favorito, salir de fiesta con tus amigos, ir al cine o trabajar en algún proyecto artístico, aprovecharás mejor tu tiempo y esa sensación de insatisfacción se irá.

Si tu trabajo, tus estudios o tu negocio dependen del uso de redes sociales, está bien que las sigas utilizando. El objetivo no es renunciar por completo a la tecnología, sino ser consciente de cómo se usa, por cuánto tiempo y para qué. El uso más nocivo que le damos a nuestros dispositivos es cuando recurrimos a ellos por pensar que no tenemos otra cosa qué hacer.

A la mente le encanta pensar en extremos, por eso cuando hablo de minimalismo digital algunos de ustedes tal vez tuvieron la imagen mental de tirar el celular y la tablet por el excusado e irse vivir a una cabaña en las montañas. En absoluto. El objetivo del minimalismo digital es el uso consciente de la tecnología, sin dejar que por culpa de la comodidad, los malos hábitos y la inercia, ella nos utilice a nosotros. La tecnología puede amplificar nuestra calidad de vida, pero como toda herramienta, su mal uso nos perjudicará. Es, en términos muy generales, un agente multiplicador de nuestras intenciones y pasiones.

(Haz click aquí para escuchar una entrevista donde toco estos mismos puntos.)


Links relacionados

Artículos recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *