Persigue A Tus Héroes

No necesitabas ser fan del béisbol a finales de los noventa para enterarte del escándalo involucrando a Mark McGwire y José Canseco y su uso de esteroides. La moraleja repetida por todos era que idolatrar a cualquiera es un error, que es mejor jamás conocer a tus héroes.

Estoy de acuerdo. También creo que deberíamos hacer lo opuesto; en vez de ponerlos en un pedestal, deberíamos humanizarlos. Podemos aprender bastante si vemos más allá de lo superficial –del glamour y del éxito– y conocemos la historia de quienes admiramos. Así seremos capaces de simpatizar con sus debilidades y ver en su potencial un reflejo del nuestro.

Mi primera experiencia conociendo la vida de mis ídolos sucedió cuando leí Magic Words, la biografía del guionista de cómic Alan Moore escrita por Lance Parkin, hace dos años. Aunque ya era fan de Watchmen, admiré a Moore por sus acertados comentarios acerca de la cultura de los superhéroes y la industria del cómic. Su historia de vida me permitió ver más allá del estereotipo de reliquia amargada que le impusieron sus detractores; en cambio, encontré a un artista entregado a su trabajo, un hombre poniendo integridad y honestidad por encima del dinero y la fama mientras busca legitimar el cómic como otra forma de arte. Magic Words también me ayudó a entender que Alan Moore no se transformó en un gigante de la noche a la mañana. Primero tuvo que pasar por diferentes crisis, trabajos que odió y una serie de errores que le sirvieron como aprendizaje. A través de su lucha validé la mía.

Tras leer la biografía de Alan Moore continué con Strange Fascination, la historia de David Bowie escrita por David Buckley, y encontré un patrón: Bowie también sufrió fracasos antes de alcanzar el estrellato y transformarse en ícono. Además, me inspiró su egoísmo creativo, pues la leyenda del pop aseguraba que sus peores errores sucedían cuando buscaba complacer a otros.

Desde entonces trato de familiarizarme con las historias de los hombres y mujeres que admiro, sin importar que tanto o que tan poco su oficio se alinee con el mío. Por algo Musashi Miyamoto dijo que sólo existe un camino; todos, sin importar nuestro contexto y nuestras habilidades, enfrentamos retos en la exploración de nuestro potencial. Eso incluye tanto al hombre escribiendo esto, quienes leen estas palabras y, por supuesto, a los gigantes de la historia.

LINKS RELACIONADOS

Magic Words en Amazon (Prueba gratuita)
Strange Fascination en Amazon (Prueba gratuita)
Los superhéroes “son una catástrofe cultural,” dice Alan Moore – The Guardian
“Ve un poco más lejos” – David Bowie en Zen Pencils

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *