Cosecha Roja: Reseña

Personville, mejor conocida por su apodo “Poisonville”, la ciudad envenenada por corrupción y violencia. El agente de la Continental ha llegado para limpiar las calles, y nada lo detendrá, excepto una crisis de conciencia en aumento. Así inicia “Cosecha Roja”, novela publicada en 1929, que junto con “El Halcón Maltés” y “La Llave de Cristal” conforma el canon más importante de Dashiell Hammett, gigante de la literatura negra y pionero de la nueva ficción de detectives.

Antes de Hammett, los lectores asociaban al detective privado con Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle o Hercule Poirot de Agatha Christie, hombres de gran sagacidad, humor recalcitrante e inteligencia imbatible, capaces de reconstruir toda una escena del crimen o hasta una vida a partir del más mínimo detalle. El agente de la Continental, personaje recurrente en la ficción de Hammett, era en cambio sarcástico, violento y persistente, un alcohólico funcional con un ligero problema de sobrepeso. Mientras que Holmes y Poirot eran lupas amplificando la evidencia de un crimen, el agente era un sabueso, jamás perdiendo de vista su rastro mientras hace trabajo de campo poco glamoroso.

Aunque parezca amoral con tal de despistar a sus enemigos, el agente tiene un gran sentido de la justicia y la rectitud, mayor incluso que el de las autoridades. Esto último sale a colación cuando chantajea a Elihu Wilsson, el zar de Poisonville, para que pague sus servicios y lo haga limpiar la ciudad.

El realismo del trabajo del agente de la Continental se debe a que Dashiell Hammett fue, en su momento, un investigador en la agencia de detectives Pinkerton. Él conocía el verdadero esfuerzo, tenacidad y concentración necesarios para esta clase de trabajo, donde no hay momentos de “¡Eureka!” ni persecuciones emocionantes sino interrogatorios valiéndose de sobornos e identidades falsas y, de ser necesario, largas noches siguiendo a alguna fuente de información que sólo te despistará. También es por eso que las pocas escenas de acción en la novela se describen de manera escueta, como un reporte, y es este estilo el que hace más impactantes los reveses de la novela.

“Cosecha Roja” es, entonces, el desmantelamiento de la imagen popular del detective, el nacimiento de un concepto realista donde un protagonista falible, desconfiable, supera toda manera de obstáculos para llegar a la verdad. El genio de Hammett, y por extensión de este libro, fue el transformar este trabajo, cotidiano para él, en algo emocionante para sus lectores.


Otras reseñas

Artículos recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *