Cormac McCarthy: Ortografía e Intención

No lo sé. No se ha presentado por aquí de modo que sé tan poco como usted. Inclinó ligeramente la cabeza. Como si quisiera mirar a Chigurh desde otro ángulo. Puedo ayudarle en algo?

-fragmento de Sin Lugar Para Los Débiles de Cormac McCarthy.
Traducción de Luis Murillo Fort.

 

El párrafo anterior es prueba del poder y control que tiene la palabra escrita sobre nosotros. El lenguaje que utiliza Cormac McCarthy en el anterior fragmento es tan preciso que salta de diálogo a descripción y de nuevo a diálogo sin esfuerzo. Según la gramática española se utilizan guiones largos (—) para introducir diálogos; según la inglesa se utilizan comillas (“); según Cormac McCarthy no se necesita de ninguno de los dos. Utilizados correctamente dichos signos se hacen invisibles, así que ¿para qué usarlos?

McCarthy rompe otras reglas que no se transfieren al español, como el uso del apóstrofe para indicar contracciones. Algunas de las contracciones inglesas son de uso tan común que también decidió que era innecesario identificarlas. Sigue el mismo proceso con las preguntas, ocasionalmente escribiéndolas sin signos para expresar sequedad y descortesía.

Éstos no son errores, al menos no en el sentido pragmático del lenguaje. Son decisiones conscientes de alguien que domina sus herramientas. Si rompe reglas es porque las conoce a la perfección.

Conforme más estudio aprendo mejor que la ortografía es subordinada del mensaje. Con echarle un vistazo a redes sociales descubrimos toda clase de faltas que le provocarían una embolia a nuestra profesora de español de la secundaria. Y a pesar de tantas palabras sin acento y signos de interrogación y exclamación ausentes y monosílabos reducidos a una letra el sentido no se ha perdido. El mundo ahora está inundado en medios de comunicación verdaderamente masiva. Hay muy poco que los obsesionados de la gramática—los grammar nazis—puedan hacer al respecto. Algunos expertos en lingüística ahora están llamando a los emojis la evolución natural del lenguaje escrito, símbolos que imprimen emoción y contexto donde las palabras fallaban.

eso no cignifika k voi a escribir asi—aunque me hayan entendido—. Estamos hablando de pragmatismo, no de ignorancia y rebelion por la necesidad de rebelarse. Despues de todo una tilde puede cambiar todo el sentido de una oracion como suele pasar con el acento diacritico (quien-quién, papa-papá, fabrica-fábrica). En otros casos las palabras que utilizamos son de uso tan comun que podemos depender menos de la tilde. Solo observen como no acentue este parrafo a proposito.

Tampoco reniego de los beneficios de una redacción limpia.  Existe una forma de seriedad, una expresión de elegancia que ocurre con el uso exacto de la palabra escrita. Un comentario escrito en Facebook o un tweet no será lo mismo que un currículum o una carta de recomendación o un poema. Sólo expongo que hay elegancia en la presentación gráfica de nuestro código, aunque en veces no nos damos cuenta que esa cualidad también existe en su ejecución.


Links relacionados

Artículos recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *