AD ASTRA: Reseña

El corazón de la oscuridad yace en el vientre de África; yace río arriba, en la mirada absorta del coronel Kurtz; yace en la órbita de Neptuno, donde un genio abandona toda atadura moral por temor a la verdad.

Ad Astra (2019), película dirigida por James Gray y estelarizada por Brad Pitt y Tommy Lee Jones, es una aventura espacial paralela a Interstellar (2014) de Christopher Nolan; sin embargo, mientras que en el filme de Nolan el protagonista añora explorar el cosmos, salvar el mundo o cuando menos a sus dos hijos, Ad Astra trata al espacio como una frontera hostil, inhóspita y solitaria.

La trama gira alrededor de Roy McBride (Pitt), hijo del famoso cosmonauta Clifford McBride (Jones), perdido hace 16 años en el proyecto Lima, un esfuerzo de la raza humana por contactar vida inteligente desde la órbita de Neptuno. La ausencia de su padre provoca que Roy se aísle del mundo, incluso de su propia esposa Eve (Liv Tyler), creando un frente estoico y temerario para ocultar el dolor del abandono.

Ad Astra es la segunda vez que Tommy Lee Jones y Donald Sutherland aparecen juntos en una aventura espacial. La primera fue Space Cowboys (2000) de Clint Eastwood.

Entretanto, inexplicables pulsos electromagnéticos amenazan con acabar con nuestra civilización; éstos, descubre Roy, provienen del proyecto Lima, abriendo la posibilidad de que su padre siga vivo. El comando espacial (SPACECOM) ahora le ordena hacer contacto con el padre que lo abandonó, encontrar su nexo con los pulsos y detenerlos a como dé lugar.

La película mantiene la tradición de la anteriormente mencionada Interstellar y 2001: Odisea del Espacio (1968), en la que la exploración espacial se representa con realismo, como una labor peligrosa en la que el primer error puede ser el último.

Los diversos monólogos y observaciones de Roy forman la línea narrativa de la película de casi dos horas, ilustrando a un hombre que, similar a K (Ryan Gosling) en Blade Runner 2049, lidia con todos los sentimientos que enterró, descubriendo en el proceso el resentimiento que le guarda a su padre, sin importar lo similares que son ambos. Brad Pitt en especial dio una de sus mejores actuaciones, permitiendo que la lucha interior de Roy McBride rompa la tradicional máscara del héroe de acción.

No obstante, el único punto débil de la película es su ritmo. Las escenas de acción, aunque emocionantes y bien realizadas, son escasas y sirven como rompimiento del drama principal; esto es un completo opuesto a lo que esperaría un espectador casual.

Ad Astra es, en conclusión, una historia sobre los viajes que hace el hombre a través de su vida —viajes a otros destinos, a la profundidad de sí mismo—, recordándonos que siempre hay un costo. Es la mejor película que he visto este año, una de las mejores de ciencia ficción y totalmente digna de tomar la batuta de Interstellar. Ampliamente recomendada.

Haz click aquí para ver el trailer oficial.


Otras reseñas y textos sobre cine

Artículos recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *